Abatir no es matar.

Navegando por las páginas de la Fundéu BBVA y su Manual del Español Urgente, he encontrado un interesante artículo sobre el uso incorrecto que se hace, por parte de los medios de comunicación, de la palabra abatir como sinónimo de matar. Para aclarar dudas y evitar usos indebidos, aquí os dejo el artículo completo.

“Abatir” no es sinónimo de “matar”.

La Fundación del Español Urgente recuerda que el verbo abatir no es sinónimo de otros verbos como matar, asesinar, disparar o tirotear, aunque se pueda usar en sentido figurado con ese mismo significado.

En las noticias sobre operaciones militares y policiales y enfrentamientos entre bandas y grupos armados, se repite con demasiada frecuencia el verbo abatir y su participio abatido para evitar el uso de matar y de muertos, sin tener en cuenta que en español el verbo abatir no tiene el mismo significado que matar.

Abatir tiene entre sus significados los de ‘hacer que algo caiga o descienda’, ‘inclinar, tumbar, poner tendido lo que estaba vertical’, ‘humillar’, ‘hacer perder el ánimo, las fuerzas’, pero en ningún caso el de ‘matar’ o ‘asesinar’, es decir, se puede abatir (tirar al suelo) a una persona dándole una pedrada en una pierna o pegándole un tiro en la rodilla, pero sin necesidad de matarla.

Por ello no conviene abusar de su uso figurado en frases como las siguientes: «Funcionarios de la Policía abatieron hoy a un joven de 23 años»; «Al menos diez islamistas abatidos en un enfrentamiento con el Ejército»; «Rodríguez Barragán confirmó que la guerrillera está herida, mientras que dos guerrilleros que estaban con ella fueron abatidos en el enfrentamiento».

La Fundéu BBVA señala que en estos casos hubiera sido mejor decir: «Funcionarios de la Policía mataron hoy a un joven de 23 años»; «Al menos diez islamistas muertos en un enfrentamiento con el Ejército»; «Rodríguez Barragán confirmó que la guerrillera está herida, mientras que dos guerrilleros que estaban con ella resultaron muertos en el enfrentamiento».

 

www.correctoronline.com

Corregimos textos, no personas.

Escrito por under Sin categoría

No hay opiniones

Deja un comentario