Palabras que nos traban la lengua

Como madre de una niña de cuatro años y un bebé de uno, es frecuente que en conversaciones con otros padres o familiares surja el tema de los primeros pasos. Dejando fuera de este texto la pelea por saber quién fue el primero en soltarse de la mano y echar a andar, es curioso que la forma verbal andó gane la carrera a anduvo. La forma correcta del pretérito de indicativo del verbo andar es una de esas palabras en peligro de extinción y, lo que más sorprende, es que la incorrecta (andó) está aceptada socialmente y no se vea, ni se sienta, ni se sorprenda nadie o casi nadie al escucharla. Alguno mirará, a lo sumo, hacia algún lado con los ojos entornados intentando recordar, pero al no recibir señal alguna de aprobación o reprobación aceptará lo cotidiano como normal y correcto.

No solo se nos traba la lengua al “andar”, ya que son muchas las palabras que nos juegan malas pasadas a la hora de pronunciarlas o escribirlas y no siempre se tiene a mano un diccionario al que consultar. Hace algunos años, una encuesta realizada en la página web SpinVox revelaba las palabras más difíciles de pronunciar para los españoles. Entre ellas estaban: veniste, transtorno, idiosincracia, zarpullido, esparatrapo, fuertísimo, torticulis o restrincción (las formas correctas de todas ellas son: viniste, trastorno, idiosincrasia, sarpullido, esparadrapo, fortísimo, tortícolis y restricción). Dentro de la encuesta se leía que el 47% de los encuestados sentía vergüenza cuando no podía pronunciar una palabra, uno de cada cinco se sentía incómodo si era su pareja la que tenía problemas de dicción y la mitad evitaba usar palabras que le resultaran complicadas de pronunciar para no parecer estúpidos.

 

No hay espejo que mejor refleje la imagen del hombre que sus palabras. 

Juan Luis Vives (1492-1540), humanista y filósofo español.

 

Anduvo: 3ª persona del singular del pretérito perfecto simple del verbo andar.

www.correctoronline.com

Corregimos textos, no personas

Un poco de humor: la mala ortografía puede ser letal

La mala ortografia puede ser letal                                                                                   Blog Mestre a casa, de Ignacio Hernández Andreu

Nada mejor para refrescar este veraniego lunes de julio que un poco de “humor ortográfico”, de la mano de Ignacio Hernández Andreu. ¡Qué lo disfrutéis!

 

www.correctoronline.com

Corregimos textos, no personas

 

 

 

 

 

 

 

Para títulos, autores

Antes de tener la suficiente independencia económica y la libertad de movimiento y toma de decisiones que da la edad, leía lo que encontraba por casa, en la biblioteca o en las mesillas de los hoteles (normalmente Biblias, menús y fichas de lavandería). Mis padres me inculcaron desde pequeña el amor a la lectura (al principio bajo supervisión paterna y con horario de inicio y fin), hasta que ese amor llegó a convertirse en ocasiones en una necesidad o dependencia. Lo cierto es que en mis inicios nunca me salí de los títulos que mis padres escogieron como los más adecuados y obligatorios que debían aparecer en mi “haber literario”.

Cuando en la universidad pisé por primera vez, sola y con necesidad de palabras, una librería descubrí una afición nueva (si alguien quiere llamarlo así): comprar libros por el título, sea político o literariamente correcto, obligatorios a mi edad o a cualquier otra o incluidos en la lista sagrada de autores universales que has de saber como la lista de los Reyes Godos (que dicho sea de paso, yo nunca estudié en el colegio). Así, conocí asombrosos autores como Boris Vian o Saki y libros de autores conocidos de los que había leído solo el libro memorable, aquel sobre el que hablan todos y muchos no han leído. Para mí, obras maestras son “La historia del Señor Sommer” de Patrick Süskind y no “El Perfume” o la menos conocida “Historia de una gaviota y del gato que le enseñó a volar” de Luis Sepúlveda.

Para gustos, colores y para títulos, autores; lo cierto es que cada libro es un mundo nuevo por descubrir y que, para bien o para mal, siempre merece la pena adentrarse en él.

 

Libros

www.correctoronline.com

Corregimos textos, no personas

El purismo

No soy muy flamenco, pero me sorprenden las polémicas que surgen sobre este arte. Fue en ese contexto donde escuché por primera vez la palabra “puristas”. Aquellos que buscan conservar la esencia que define el arte y no aceptan nuevas interpretaciones ni fusiones con otras músicas. El flamenco es flamenco y no puede ser otra cosa que no sea flamenco.

Con la lengua pasa algo parecido. Hay personas que se encienden muy rápido cuando se usan palabras poco habituales o fuera de su contexto. Azotan su látigo con su expresión: “así no se dice, se dice: asá“. Ignoran los puristas que nada más heterodoxo que el lenguaje. Los propios académicos reconocen que van un paso por detrás de los hablantes. Que las lenguas son seres vivos que evolucionan y que es imposible detener el empuje del hablante. Ignoran, además, que el español es una lengua hablada en un montón de países con sus contextos culturales diferentes. Por tanto, hay que ser menos cerrado de mollera y darse cuenta de que uno no es la medida de todas las cosas. Mi forma de expresarme no es, per sé, la única correcta. Hay muchas maneras de decir lo mismo sin, por ello, estar errado o atentar contra la pureza de la lengua.

Sirva para ilustrar este purismo la polémica surgida en torno a esta gráfica publicada en “Redactores publicitarios“:

lamberPincha para ampliar.

La gente se ríe, se ofende, se burla porque un autor ha preferido usar un término que ellos desconocen o no usan.  Como el purista se cree la medida de todas las cosas ataca con fiereza al que se sale de su norma. Tal es así que Redactores publicitarios ha tenido que poner que lamber significa lamer.

Que algo esté en desuso en unas zonas no quiere decir que en otras pueda seguir plenamente vigente. Según la propia RAE sigue vigente en Uruguay y México para la acepción que le da el propio autor: la de adular. La definición de lamer en la RAE no hace referencia alguna a esa acepción de peloteo. Así que, ¡calmad las aguas, puristas de vuestro lenguaje!

Definiciones:

Lamber:

 1. tr. desus. lamer. U. en Canarias, Extremadura, León, Salamanca y América.

 2. tr. Méx. y Ur. adular (‖ hacer o decir lo que se cree que puede agradar).

Lamer:

 1. tr. Pasar la lengua por la superficie de algo. U. t. c. prnl.

2. tr. Rozar blanda y suavemente algo al pasar por ello. El arroyo lame las arenas.

 –

En correctoronline.com corregimos textos, no personas.

Cómo ser papel y no morir en el intento

Darío Villanueva, secretario de la Real Academia Española (RAE), ha dejado entrever en una entrevista, publicada el pasado 26 de junio en El Confidencial, que el fin de la era papel está cerca. Aunque el nuevo diccionario, previsto para octubre de este año, sí saldrá en papel, la siguiente edición será, probablemente, en versión digital. ¿Será este el inicio del fin del libro tal y como lo hemos conocido hasta ahora?, ¿son los libros electrónicos accesibles a todos?, ¿las librerías de segunda mano están condenadas al fracaso?

Secretario de la Real Academia Española (RAE)

Darío Villanueva, secretario de la Real Academia Española (RAE)

Solo el tiempo dirá si el libro tradicional y el electrónico pueden convivir en armonía o si uno de ellos se alzará con la hegemonía del mundo editorial. Sea cual sea el destino final, siempre habrá lectores dispuestos a devorar libros.

www.correctoronline.com

Corregimos textos, no personas

 

Coma, pero sin cocinar

Hace años, una típica representación escolar era aquella en la que un alto cargo militar le dictaba a un soldado una carta para un familiar. Cada vez que decía la palabra “coma”, el soldado, en lugar de escribir este signo en el papel, cogía un trozo de queso de la mesa y se lo comía. Esta historia viene al caso tras leer el artículo que publica El Mundo sobre el uso de las comas.

La coma, signo de puntuación

En ocasiones por defecto y en otras por exceso, lo cierto es que no nos aclaramos a la hora de colocar las comas en los textos. ¿Quito, pongo, sustituyo? Una coma puede cambiar por completo el sentido de una frase, llega a hundirnos en la miseria o elevarnos a las más altas cotas del prestigio y el reconocimiento.

El Mundo en su artículo da, de la mano de algunos editores y demás expertos en la materia, algunas claves para situarlas en el lugar correcto y en el momento preciso.

Pasen, vean y coman.

 

www.correctoronline.com

Corregimos textos, no personas

 

 

 

Alfombra roja para los mejores blogs de difusión del español

Nuestro idioma se viste de gala para recibir la segunda edición del Concurso de Blogs que promocionen y fomenten el buen uso del español y su cultura.
Si tienes un blog con estas características esta es tu oportunidad para demostrar que el español son más de 27 letras.
¡Ánimo y mucha suerte!

Las bases del concurso y el resto de la información la puedes encontrar en su web.

 

www.correctoronline.com

Corregimos textos, no personas

“Si te encuentras en peligro… sílbame”

Cuando no sabemos escribir correctamente una palabra o dudamos de su significado, recurrimos al diccionario. Es este un amigo incondicional que nos saca de apuros en más de una ocasión.

 Diccionario de la RAE

Si en lugar de buscar palabras necesitamos silbar un saludo o una advertencia, ¿dónde recurrimos? Al Diccionario de silbo gomero. Los habitantes de La Gomera, en las islas Canarias, usan un sistema de comunicación que imita el lenguaje español con silbidos, llamado silbo gomero. Fue creado por los primeros habitantes de la isla, los aborígenes canarios, y en el siglo XXI, ante el peligro de desaparecer, el gobierno de la zona reguló su aprendizaje en las escuelas. En septiembre de 2009 fue declarado por la Unesco Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

silbo gomero

Fotografía: www.lavozlibre.com

En el siguiente enlace al artículo, que sobre este novedoso diccionario publicó la Fundéu, podéis escuchar palabras y saludos en silbo gomero.

 

www.correctoronline.com

Corregimos textos, no personas

 

 

 

15 colores que has visto pero nunca oído

Colorín, pavonazo, este cuento ha terminado. Así podríamos acabar una historia o empezar un artículo sobre nombres curiosos de colores en español.

Significado de pavonazo 

Decantándonos por la segunda opción, cabe decir que hay color más allá del carmín de los labios o el añil casi imperceptible del arcoíris. No solo hay marrón claro y oscuro, entre el blanco y el negro hay más de una tonalidad gris y no todos los rojos son tan pasionales como se piensa.

Los colores sirven para describir un paisaje o a una persona y, para no atascarse en la caja de 12 lápices de colores, hay que mezclar bien y buscar en las páginas del diccionario. En él hemos encontrado los siguientes tonos:

 

www.correctoronline.com

Corregimos textos, no personas

 

 

 

Te puedes morir de muchas maneras

"No es lo mismo estar jodido que estar jodiendo".

Esta histórica frase de Camilo José Cela nos deja muy a las claras lo preciso que puede y debe llegar a ser el lenguaje.

En prensa muchos titulares no son precisos y pueden llevar a equívoco. Sirva un ejemplo.

“Muere al caer su tractor a un arroyo”
Visto en la edición digital del HOY

Aunque suene humorístico y, sea, por contra, una desgracia, el hombre no murió por el susto de ver caer su tractor al arroyo, sino porque iba dentro del mismo cuando se accidentó con su tractor.

Nuestra recomendación, en este caso sería añadir una sencilla preposición con al titular:

“Muere al caer con su tractor a un arroyo”

Y es importante porque uno se muere, pero puede hacerlo de muy diferentes maneras con solo cambiar la preposición:

“Muere al caer de su tractor”

“Muere al caer sobre su tractor”

“Muere al caer tras su tractor”

“Muere al caer ante su tractor”

“Muere al caer bajo su tractor”

El resultado siempre es el mismo: muerte, pero la manera: diferente.

www.correctoronline.com

Corregimos textos, no personas

Articulos antiguos »